martes, 29 de marzo de 2016

Alegría



Es como un motor que se alimenta de emociones y experiencias, que sabe que la vida dura un suspiro y la apatía duele más que el propio sufrimiento. De una gran cilindrada, éste es capaz de desarrollar un torrente de sensaciones de una minúscula vivencia. 


Como tras una avalancha, su intensidad puede incapacitarla momentáneamente, como si miles de voces susurraran al unísono sus diferentes opiniones acerca de ello. Tener un corazón de gran tamaño le oprime los pulmones cuando bombea con mayor vigor, cuando necesita cada molécula de oxígeno que contiene su entorno.


Usa como brújula el instinto, es lo suficientemente sensata como para utilizar el sentido común y trazarse una ruta, lo suficientemente valiente como para afrontar los obstáculos que se le presenten y no desfallecer, lo suficientemente idealista como para creer que existe algo más allá de la derrota y exigirse el máximo.


Es como un baúl que alberga sus recuerdos y sentimientos tras una inexpugnable cerradura, forrado de lija externamente, tapizado de encarnado terciopelo en su interior. Si tratas de abrirlo por la fuerza te erosionarás las yemas de los dedos, dejarás tu piel y tu sangre sobre su superficie. Obtener su llave es un privilegio, aprendió hace tiempo que su esencia tiene valor, que su atención no se regala. Que su transparencia no es gratuita.


Cuesta mucho ganarse su confianza, pero si traspasas esa barrera todo cambia. Para ella, la amistad es un punto de no retorno, el regalo que concede tras haber coronado su cima. Por ello es capaz de entregar su alma por la de cualquiera que estime, siendo leal y sacrificada cuando se requiere su ayuda. 


En contraste, nunca te pedirá apoyo cuando lo necesite, ya que la prioridad es salir de ello por sus propios medios. Independiente, maniática y metódica, exige poner su firma personal a cada acto que realiza, utilizar sólo los recursos y herramientas de su kit personalizado. Puede llegar a pecar por ello de orgullosa, ya que incluso en lo más profundo del pozo rechazará tu soga si cree que puede escalar.


Inquieta, precisa de estímulos constantes que rellenen cualquier pausa, la inactividad no es una opción. Disfruta de la actividad física, descarga ese exceso de vigor que posee por defecto. Coqueta, se preocupa por su aspecto potenciando su envoltura con elegancia y naturalidad, plasmando en su mitad izquierda cromáticos mensajes hipodérmicos que completan su autoimagen.


Tiene el Gen de la Rebeldía, del disidente, de aquel que no se somete y se opone a la hipocresía y la intolerancia. Se muestra desafiante ante sociópatas e imbéciles, denuncia públicamente que el honor, la fraternidad y el respeto son una obligación como ciudadano. Que ser honesto importa.


Llama la atención su sonrisa, llena de confianza y amplitud. Certifica su actitud alegre, ya que no hay desgracia incapaz de ser invertida con imaginación, ingenio y coraje. Deja claro su mensaje: “No he nacido para sufrir gratuitamente”. Objetiva con sus actos, se guía por dogmas morales muy concretos: Integridad, Justicia y Esfuerzo. 


Nunca recurre a la mentira, elegirá el silencio o te ignorará antes que faltar a la verdad. Le resultaría fácil engañar ya que es capaz de ser buena actriz, pero nunca lograría obviarse a sí misma el embuste. O se exhibe tal y como es… o no se expone en absoluto.


Es de puño izquierdo en alto, sueña con una sociedad más honrada y pulcra, que no esconda a sus víctimas bajo la alfombra. Una donde todos tengamos las mismas oportunidades, donde la dignidad existencial sea un derecho fundamental y no un beneficio exclusivo de la Élite. No es cuestión de caridad sino de solidaridad.


Trabajadora, desconfía de la idea de talento frente al entrenamiento, siendo la práctica el camino más corto hacia la excelencia. Es constante y paciente, conocedora del hecho de que, para construir un muro resistente, hay que aprender a colocar correctamente cada ladrillo.


Atesora una visión realista, capaz de vislumbrar esa aburrida escala de grises que envuelve el mundo. Lejos de resignarse, se vuelca obsesivamente en colorear lo que le rodea para exponer una nueva verdad, que lo utópico ya es posible desde el momento en que decides luchar por ello.


Espiritual y mágica pero no religiosa, no etiqueta su misticismo bajo ninguna doctrina concreta, disfruta mucho más mezclando sus conceptos, dejándose hechizar por todo sin adoptar nada. Cree en la Luz de la Ciencia, pero también bucea en las oscuras lagunas de ésta.


Percibe la Naturaleza como un Todo, una red global de energía donde cada ser está interconectado y depende de los demás. Ama los animales, les coloca a la altura humana y cuida de los suyos como si hubieran surgido de sus entrañas. Muy empática, el sufrimiento se le atora en el espíritu cuando ve a alguna criatura cándida soportar un calvario.


Peculiar, dispar y “loca”, no se condiciona por la crítica aunque pueda resultarle inmerecida, desproporcionada o carente de compasión. Nadie comprende todos los matices que deposita en su mente soñadora, ni nadie tiene que vestirse con su misma piel. 



Ella tiene sus manos en el timón, ella es quien dirige su nave.




--------------------------


Si te gustó este Retrato Poético, te pueden interesar también: